¿Quién soy?

De pequeña era la típica niña a la que no le gustaban la mayoría de las comidas ni probar cosas nuevas, solo me llenaba la boca de pan y repetía una y otra vez “se me hace bola, mamá”. Ahora sigo llenándome la boca de pan porque me flipa, pero no solo disfruto comiendo y probando cosas nuevas, también las cocino y hago que te apetezca comerlas con solo verlas a través de la pantalla.

Siempre he estado ligada al mundo audiovisual y la fotografía, pero fue hace unos cuantos años cuando me di cuenta de que, lo que verdaderamente me relaja y me gusta hacer, es “peinar lechugas” y fotografiarlas. Descubrí lo que era ser Home economist, un trabajo en el que tienes que desarrollar la paciencia y el gusto por cuidar hasta el último detalle.  Por eso, la Fotografía Gastronómica es mi pasión. Un trabajo en el que la clave está en saber jugar con la luz y preparar y mimar cada ingrediente para que, en su conjunto y, a un golpe de vista, haga que salives y desees comerlo.